Retos para el desarrollo del Turismo

0
3006
retos para el desarrollo del turismo

¿Hasta donde hay que crecer?. Es la pregunta que Gobierno y Sociedad deberían plantearse de cara al desarrollo del fenómeno turístico. El propósito fundamental de la actividad turística debería ser la mejora sustancial de la calidad de vida de los pobladores de aquellas regiones que en teoría se ven beneficiadas con la llegada de los turistas. Es decir que los objetivos finales no deberían ser más turistas o más cuartos de hotel llenos, sino mejores niveles de vida y un desarrollo económico sostenible y respetuoso del ambiente y de la cultura local.

Quintana Roo y Cancún en particular muestran un crecimiento extraordinario en las cifras de ocupación turística en los últimos años con números históricos en diversos rubros, sin embargo ese tremendo crecimiento no necesariamente se ve reflejado en la calidad de vida de la población. Hay cada vez mas turistas y en teoría mayor derrama, pero la gente más necesitada no obtiene más ingresos por lo que se asume que los beneficios del fenómeno turístico no tienen una distribución equitativa.
Nuestro modelo económico no permite que una camarista, un mesero o un empleado de mantenimiento por ejemplo, pueda vivir en una buena casa, comprarse un auto o hacerse unas buenas vacaciones en el extranjero una vez al año; sin embargo cada año llegan más y más turistas y los anuncios oficiales acerca de las cifras nos hacen lucir como un paraíso en jauja con abundante riqueza pero tristemente no es así, no es así para todos.

La revista Forbes anunció hace algunas semanas que entre los 100 españoles más ricos figuran en los primeros lugares los siete u ocho propietarios de las cadenas hoteleras cuyos corporativos están en Palma de Mallorca y que casualmente sus principales hoteles están asentados en Cancún y Riviera Maya, fuente principal de su enorme riqueza. Lamentablemente los recursos humanos de esos complejos hoteleros no gozan ni por asomo de esa bonanza.

Ante esta realidad insoslayable, deberíamos replantearnos el modelo de desarrollo económico del turismo y preguntarnos ¿hasta donde y cómo queremos crecer?…

Se siguen anunciando inversiones, se continúa la promoción y se prevén mayores crecimientos en flujos turísticos, pero no se vislumbra en ese horizonte un cambio de paradigmas, que permita mejores niveles de vida; la gente seguirá ganando sueldos mínimos y propinas, tendrá acceso a una muy deteriorada seguridad social y con esquemas de pensiones y ahorros para el retiro raquíticos.

Por otra parte es necesario plantearse también hasta donde es válido y necesario el crecimiento turístico sin atentar contra el medio ambiente, los recursos naturales y el paisaje que se constituyen irónicamente en una de nuestras mayores fuentes de competitividad.
El crecimiento vertiginoso y el turismo de masas traen riqueza en teoría y desarrollo económico al tiempo que atentan contra la competitividad al depredar, paradoja que resulta complejo equilibrar.
Barcelona causó revuelo recientemente ante el anuncio de implementar una moratoria en el crecimiento hotelero y algunos otros destinos se están planteando seriamente la implementación de altas Eco tasas al desarrollo turístico.

Finalmente la reflexión debería hacerse acerca no de cuántos turistas queremos, sino de cuánto queremos que gasten aquí y como hemos de distribuir ese gasto.
Personalmente no me sorprenden los anuncios en el sentido de que estamos en el lugar 10 en recepción de turistas en el mundo, ni me parece relevante. Lo que si me sorprende y nos debe preocupar es que estemos en el lugar 30 en niveles de gasto de los turistas.
Preocupante es que en los destinos de México en general la tarifa hotelera sea en promedio tan baja y las estancias tan cortas. Preocupante que el Nado con Delfines, por citar un ejemplo, se venda aquí mas barato que en todo el mundo; preocupante que la estancia promedio en Palenque siendo uno de los sitios arqueológicos mas hermosos del mundo, sea de solo 1.5 noches en promedio.

Propuestas:

1.- Crear el Consejo Estatal de Desarrollo Turístico con autonomía técnica y financiera que se constituya en el órgano regulador y vigilante del desarrollo turístico.

Que cualquier proyecto de inversión tenga que ser revisado y aprobado por este Consejo.

2.- Revisión, actualización y mejora de todos los Planes de Ordenamiento Territorial con nuevos horizontes de crecimiento para los próximos diez años.

3.- Crear la Comisión Multidisciplinaria de Análisis de las condiciones socio económicas y laborales de la planta trabajadora en el Estado de Quintana Roo.
La Comisión debería estar conformada por representantes de los tres niveles de Gobierno, Cámaras y Organismos empresariales, Académicos y Consultores, con el propósito de arribar a conclusiones y propuestas para un cambio de modelos y paradigmas en los modelos económicos para los próximos diez años, estableciendo indicadores muy claros.

Barreras y Sobrerregulación.

Asunto de la mayor importancia reviste la muy necesaria revisión de las barreras y obstáculos que dificultan la cosa turística.

Si se quiere avanzar en competitividad debe crearse un entorno que la favorezca. Diversos son los indicadores y organismos tanto nacionales como internacionales que evidencian la dificultad para hacer negocios en México figurando como uno de los principales obstáculos la excesiva tramitología y burocracia tanto para abrir una empresa como para operarla cotidianamente.

Se invierten horas-hombre en demasía en integrar y recopilar expedientes, hacer copias de las copias y efectuar trámites repetitivos, en muchas ocasiones absurdos, a efecto de cumplir con la normatividad vigente y eventualmente con decisiones caprichosas de funcionarios.

Es cierto que en la mayoría de las veces los funcionarios simplemente se limitan a cumplir con su deber y a hacer valer las normas y reglamentos, aunque esto represente molestias y desde luego no abone a un entorno favorable para los negocios y la competitividad.
Es necesario en ese sentido romper paradigmas a efecto de proponer los cambios que se requieran en la normatividad a efecto de hacerla ágil, dinámica y acorde a los entornos que se pretenden privilegiar.

Pero además de las complicaciones para abrir y administrar empresas, el Turismo enfrenta retos en su operación cotidiana.
Empecemos por los aeropuertos en donde los arribos y las salidas de pasajeros son lamentables; largas filas, tortuosos trámites, burocracia innecesaria, excesivas revisiones y filtros de todo tipo entorpecen sin duda y generan una sensación de malestar a usuarios en general.
Hace poco aterricé en Madrid, iba en un vuelo de 500 pasajeros. Sorprendentemente en sólo 25 minutos ya estaba en la calle abordando mi taxi al hotel. Migración eficiente y rápida, entrega de maletas en muy pocos minutos y CERO revisiones o filas en aduana; resultado, un turista feliz.

A mi regreso a Cancún, el escenario fue muy diferente. Un par de agentes de migración se apostaron a la salida del túnel del avión a revisar uno por uno los pasaportes y formas migratorias de los 500 pasajeros, ¡inaudito !, me pregunto ¿para qué, si mas adelante hay un filtro de migración ?… Podrán ustedes imaginarse el calor en ese túnel y la molestia de los pasajeros que lógicamente no entienden a que se debe tan tortuosa salida de la aeronave.
Más adelante, ahora si el filtro verdadero de Migración, allí fue rápido para mí por ser mexicano, lo lamenté por los queridos españolitos que tuvieron que hacer su larga fila. Y luego por las maletas; esto si que fue increíble, hubimos de esperar más de una hora por el equipaje y ante mi reclamo al personal del aeropuerto que apareció por ahí luego de la larga espera, me dijo sin más y en tono amenazante, “pues así es señor cuando llega un vuelo de quinientos pasajeros”, pues así será aquí le dije, porque en Madrid mi equipaje salió en quince minutos.
Posteriormente sigue el filtro de aduana, en donde si somos afortunados nos puede tocar luz verde y avanzamos sin revisión, luego de una larga cola desde luego de unos diez o quince minutos. Si le toca semáforo al infeliz turista, ya ni les cuento.
Resultado, turista infeliz desde el primer contacto con México.
Y luego falta a ver si la policía federal no detiene al vehículo en que se transporta el intrépido turista, para revisarle sus papeles a la unidad y tener “alguna conversación” con el operador de la misma. Así es la llegada a nuestro País.

La Ley federal de autotransporte y su interpretación por parte de las autoridades locales es otro obstáculo que inhibe a la competitividad. Cozumel por ejemplo dista mucho de ser un destino competitivo, entre otras cosas por que la Isla está prácticamente secuestrada por el gremio taxista que ha hecho un monopolio del transporte y en donde es verdaderamente imposible poder obtener servicios de calidad en este rubro. En Cozumel no existe la posibilidad de autobuses de lujo, de camionetas modernas ni mucho menos autos de lujo o limousinas, ahí todo absolutamente todo el transporte debe hacerse en taxis.

Las importaciones temporales para congresos y convenciones, el trámite de patentes para venta de bebidas alcohólicas en establecimientos de ocio y hotelería, las condiciones y requisitos de Protección Civil, las Licencias de Funcionamiento, la ausencia de créditos e incentivos y un sinfín de etcéteras se suman al entorno de retos y oportunidades para el Turismo.

Sería largo enumerar aquí el amplio catálogo de barreras y obstáculos que inhiben a la Competitividad y que dificultan el desarrollo del Turismo.
En México el Turismo NO es una prioridad para el Estado.

Propuestas:

1.- Crear la Comisión Multidisciplinaria de Mejora Regulatoria para el Turismo.
Si bien el Gobierno del Estado a través de la Secretaría de Desarrollo Económico ya trabaja en las recomendaciones de la OCDE en este sentido y ya está en el desarrollo de propuestas tecnológicas para la mejora en los Municipios, falta aún mucho por hacer y es necesario observar todo el espectro.

2.- Se propone la incorporación de un Subsecretario de Turismo en todas las Secretarías de Estado que funcione como un vínculo y enlace entre las diversas carteras y el turismo.
El Turismo es transversal y toca todos los ámbitos sin embargo la transversalidad solo existe en el discurso.

Infraestructura y Desarrollo de Productos Segmentados.

Hemos repetido una y otra vez en distintas formas y foros, que la promoción no solventa por si sola las deficiencias del producto, que este tiene que modernizarse y adaptarse a las nuevas tendencias de la demanda.
El gran anhelo de todos los destinos turísticos es que se incremente la estancia promedio y con ello la derrama económica y ello no se logra con promoción sino con Desarrollo de Productos Turísticos e inversión en Infraestructura.

Si bien Cancún y la Riviera Maya tienen las estancias promedio más largas del País con 6 y 7 noches, que son envidiables comparadas con las 2 noches promedio que tienen otros Destinos, son pobres aún si se comparan con las de otros países y destinos del mundo.
Lo único que puede hacer que se extiendan las estancias de nuestros visitantes es el desarrollo del catálogo de productos y ofertas tanto desde el punto de vista del sector público como del privado.

Una buena conectividad entre estados y municipios podría articular los diversos productos y ofertas y generar en consecuencia estancias más largas y mucho mayor derrama; en ese sentido es necesario reconocer que la conectividad entre los Estados del Sureste o del Mundo Maya por ejemplo es muy deficiente, tanto por la carencia de vuelos o puentes aéreos como por el estado que guardan algunas carreteras.

Desde el punto de vista de la infraestructura Cancún tiene diversas áreas de oportunidad. Seguimos a la espera de los tan solicitados puentes que atraviesen la Laguna Nichupté y conecten a la ciudad con la Zona Hotelera, reduciendo o eliminando el tremendo caos vial en la zona de playas. Eventualmente el proyecto de transporte acuático urbano remediaría este tremendo problema y se convertiría al mismo tiempo en un atractivo más para Cancún.

Sigue siendo necesario el tren que conecte a la Península de Yucatán con el Caribe Mexicano, cuya inversión tristemente fue cancelada por el Gobierno Federal.

Cancún requiere de manera muy importante de un gran Centro de Convenciones y Exposiciones que nos permita avanzar en la consolidación de ese importante segmento de mercado.

Por otra parte, por cuanto respecta al Desarrollo de Productos desde el punto de vista comercial y privado, hasta hoy lamentablemente dicho desarrollo sólo será posible con las inversiones y el capital de grandes empresarios ya que no existe ningún esquema de fomento ni incentivos fiscales de ningún tipo para que micro, pequeños y medianos empresarios puedan emprender proyectos con facilidad.

El Desarrollo de Productos requiere de innovación, de imaginación y desde luego de emprendedores, pero lamentablemente no existen condiciones en México que favorezcan el entorno del emprendedurismo al no haber ninguna clase de incentivos.

No existe una sola Ley de Fomento para el Turismo; el acceso a créditos es muy limitado y los esquemas de fomento de la Secretaría de Economía, son débiles, poco accesibles y mal difundidos.
En conclusión si queremos mejorar estancias y derrama es preciso por una parte generar un ambiente propicio para que todos y no sólo los grandes capitales puedan invertir, generar ofertas vanguardistas y atraer nuevos segmentos de mercado y por otra parte es imprescindible la inversión en infraestructura por parte del Estado.

Propuestas:

1.- Trabajar en una Comisión con la Cámara de Diputados para que se legisle en beneficio de la actividad turística. Es necesario proponer e implementar leyes de fomento económico para el turismo, crear incentivos fiscales reales con visión de largo plazo.

2.- Es necesario revisar, y cambiar de fondo la más reciente reforma fiscal que a todas luces ha fracasado. (Se presenta por separado un propuesta integral de Reforma Fiscal)

3.- Necesario propiciar los acuerdos con los tres niveles de Gobierno para que se construya en Cancún un Centro de Convenciones.

4.- Impulsar y apoyar al Proyecto de Transporte Urbano Lagunar.

Promoción.

El tema es simple y sencillo en materia de promoción; se requiere de un cambio de paradigmas y del reconocimiento de que las formas tradicionales de promoción ya no son efectivas, toda vez que han cambiado los comportamientos y hábitos de consumo de todos los viajeros del mundo.
Hoy la gente para planificar sus vacaciones, consulta en internet, en redes sociales y en comunidades de viajeros, mientras que la promoción oficial sigue apuntando sus baterías a marketing tradicional, participación en ferias y anuncios en carteleras y espectaculares, acciones todas obsoletas.

Hoy se debe invertir en viajes de familiarización para “Bloggeros”, en aplicaciones para teléfonos móviles que permitan reserva y compra en línea, aplicaciones para guías de destino y en general apostar por las redes sociales.
Ni los Fideicomisos de Promoción ni el CPTM, trabajan en ello de manera consistente y eficaz.

Propuestas:

1.- Necesario un nuevo ente de Promoción, con autonomía técnica y financiera, en el que se incluya la participación activa de los empresarios turísticos (Hoteles, Agencias de Viajes, Tiempos Compartidos y Restaurantes).

2.- Etiquetar el 3% de Impuesto al Hospedaje, exclusivamente para la Promoción y Relaciones Públicas.

3.- Necesario un Presupuesto de Inversión en Promoción que incluya todas las nuevas tendencias y que sustituya marketing tradicional por Internet y Redes Sociales.

Conclusiones.

México y Cancún en este caso particular lo tienen todo para ser una gran potencia turística a nivel mundial y sobran ya los argumentos reiteradamente expuestos en ese sentido en foros, ensayos y publicaciones.

Para lograrlo es necesario que el Turismo en verdad signifique beneficio para todos, a partir de un profundo cambio en los modelos económicos y en las condiciones laborales.

Condición sine qua non para el éxito es la eliminación de barreras y obstáculos y la creación de un nuevo marco regulatorio innovador y a la vanguardia con otras potencias turísticas del orbe.

Así mismo el impulso del turismo requiere de inversiones públicas y privadas lo que implica un nuevo y moderno impulso legislativo que establezca entornos de fomento y crecimiento verdaderos que vayan más allá del discurso y permitan atraer capitales inversores y nuevos segmentos de mercado al mismo tiempo.

Y finalmente es imprescindible reconocer que los modelos de promoción actuales son erráticos, que no corresponden con los nuevos hábitos de consumo e información y que por tan tanto es necesario evolucionar hacia nuevos modelos.

El Turismo es la gran alternativa de desarrollo económico para México, pero debe fundamentarse en nuevas y mejores metodologías, no basta solo con nuestra riqueza natural, histórica, paisajística y cultural, el nuevo turismo requiere mucho más que eso.

Cualquier comentario con esta columna que enarbola el arte culinario siempre, favor de dirigirlo a: sgrubiera@acticonsultores.com

Imagen principal obtenida de: www.tecnohotelnews.com

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here